Creative Commons License
blog ftelemark "pildoras de telemarketing" is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.
Based on a work at ftelemark.blogspot.com. Add me to Skype

sábado, 9 de febrero de 2008

Cásate o divórciate, pero necesitas una casa

Recientemente he leído un par de noticias relacionadas con el problema de la vivienda en España, de las que te ponen de los tiros. Una, en blog.ventalo.com y otra en Antena 3.

La primera llama la atención porque los datos cantan. Si quieres una vivienda en España o en gran parte de ella, tienes tres opciones. Una, tener un sueldo bueno que no te impida pagar una suculenta hipoteca (suculenta para el banco, quiero decir); otra, compartir piso con tus amigos o familia y una tercera que es salir a la calle como desesperado buscando pareja. Sí, así os lo digo. Económicamente pocas personas son en la actualidad capaces de sostener con sus ingresos individuales una casa adquirida a través de una hipoteca junto con el pago de los servicios mensuales que conlleva y la alimentación, el ocio y otras necesidades menos perentorias de la persona. Así que lo mejor en estos casos es buscar sociedad con otra persona y ya que vas a compartir tu vida, pues qué menos que compartir hipoteca.

La segunda noticia sangrante de la jornada es la que vi en el telediario y también en otros blogs. Los divorciados (hombres en el 99%) que tienen que pagar la hipoteca del piso que tenían en gananciales durante su extinto matrimonio junto con la pensión se encuentran con que no pueden acceder a vivienda en condiciones normales. Es decir, que a casita de mamá o a buscar soluciones más imaginativas y asequibles, como un camping en Oiarzun, Guipúzcoa, que alquila caravanas a divorciados para largas estancias y que ya se ha hecho famoso en la zona. Otra opción son las viviendas prefabricadas, que están viendo un interesante nicho de negocio en este sector de población. Pero aunque son mucho más económicas que las normales, no deja de suponer una inversión en torno a los sesenta-setenta mil euros.

En definitiva, que el "casado casa quiere", como dice el refrán. Y el divorciado paga dos, aunque sólo quiera una. Esto son dos nuevos ejemplos de porqué las cosas van como van en este país.

Durante años hemos consentido todos y especialmente los Gobiernos de turno de cualquier color, que cualquier pringao con las herramientas de Leroy Merlin se construyera media docena de chalés, previo pago de lo oficial y lo que no lo era al Ayuntamiento de turno. Que el banco concediera graciosamente créditos y préstamos a discreción para construir y comprar sin conocimiento. Que se produjera una espiral de precios salvaje y sin una razón de base económica, sino puramente especulativa. Que de esa espiral el primer beneficiado fuera el Estado, a través de un sistema impositivo que incide de una manera vergonzante en el precio final de la vivienda a adquirir, al tiempo que obtenía buenos resultados en el paro. Que un tiburón con traje de 600 euros, un teléfono móvil y un cochazo empezara a vender pisos sin control, conocimiento alguno ni por supuesto ética de ningún tipo. Total, si algo saliera mal, con echar la persiana del local y cerrar de hoy para mañana, que me quiten lo bailao.

Eso en un país donde en dos años 2006 y 2007, se construyeron tantas viviendas como en toda la Unión Europea, más de millón doscientas mil. Y todavía tengo amigos que dicen que el libre mercado en la vivienda debe ser sacrosanto. Siempre que te puedas casar, no te tengas que divorciar, tengas un buen sueldo, un trabajo de calidad, el Estado no te sangre, el que construyó la vivienda fuera un tipo enamorado de tu trabajo y no la construyera en terreno protegido o con aluminosis, el de la inmobiliaria no buscara arruinarte con comisiones, etc, etc. Si no se dan estas condiciones, debería ser un bien público sujeto a intervención estatal y esto os lo dice un tío que considera que el libre mercado es lo que nos proporciona riqueza y bienestar social.

Otro artículo de interés: La renta básica de emancipación

2 comentarios:

Senior Manager: dijo...

El problema es que: para nadie es un "problema" que el sueldo más común entre los jóvenes (1.000 euros) sea también el importe de hipoteca más común en los préstamos (1.000 euros)...A ver quién entiendo que con un sólo sueldo no se puede vivir...¿será que la Iglesia quiere promover el matrimonio de forma indirecta.? o el govierno es muy pero muy ciego...

artemis dijo...

yo cobro menos de 1000 y tengo hipoteca...eso si a medias con 1 hermano, sino...imposible!!!
que pasa con jose?ya no escribe??