Creative Commons License
blog ftelemark "pildoras de telemarketing" is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.
Based on a work at ftelemark.blogspot.com. Add me to Skype

domingo, 27 de enero de 2008

Guarderías laborales en call centers, una ayuda a la conciliación

A lo largo de diversos artículos hemos visto que dos de los principales problemas a los que se enfrenta la gestión de personas en este negocio son la alta rotación y el absentismo laborales. Si afrontamos que el perfil de un teleoperador se corresponde con una mujer joven de entre 25 y 35 años, con estudios medios y pareja estable, nos encontramos con el quid de la cuestión. Este perfil coincide con la época vital donde la mujer y por extensión su pareja se proponen tener descendencia.

A nadie se le escapa que tener un hijo implica una planificación de tu tiempo y una organización casi militar. Eso, sin contar todo el cúmulo de imprevistos que supone como las enfermedades cotidianas del niño, la vigilancia y supervisión de su salud, el llevarle al colegio y tantas otras circunstancias que comportan tener un niño. Estas circunstancias son hechos objetivos que más o menos se capean con la ayuda del resto de la familia, fundamentalmente a través de una figura devaluada en los últimos tiempos, pero a mi juicio importantísima para las actuales generaciones que muchas veces no son capaces de ver y agradecer su papel; cual es el de los abuelos.

Sin embargo, una ayuda puntual no debiera ser una sustitución permanente de la responsabilidad paterna, por lo que aquí entra en juego un concepto traído y llevado en los programas políticos y las leyes en los últimos tiempos: la conciliación de la vida laboral y familiar.

Podríamos resumir este asunto como la implicación de las instituciones y las empresas en la mejora de la calidad de vida laboral de los trabajadores a través de una nueva organización y/o la concesión de ayudas materiales y económicas para por un lado hacer cumplir un principio de igualdad entre los trabajadores y las trabajadoras y, por otro lado, mejorar la eficiencia y la productividad de la fuerza laboral de una empresa.

Las empresas del sector debieran tener una visión estratégica sobre este problema. Debieran prever cuál es el perfil demandado y accesible y actuar en consecuencia para su fidelización. Un mecanismo que estoy seguro haría maravillas sobre la gestión de personas es precisamente la Guardería Laboral. O en su defecto (tras un estudio de costes y beneficios) el Cheque guardería.

Hoy por hoy la Administración está implicada en este tema, por lo que no sería difícil para las empresas obtener importantes ayudas y subvenciones para la instalación de guarderías y su mantenimiento. Por otro lado, se debe contar con que este tipo de políticas sociales implican además importantes deducciones a través del Impuesto de Sociedades. Si no hubiera capacidad física para implantar la guardería o fuera excesivamente caro o complejo nos quedaría la opción del Ticket Guardería, que a la empresa le permitiría deducciones interesantes en sus impuestos y la trabajadora quedaría exenta de su cotización a la Seguridad Social y al Impuesto sobre la Renta.

La medición de la eficacia de este sistema sería obviamente a través de la reducción del absentismo laboral.

¿Que porqué las empresas no se plantean estas situaciones más allá de casos excepcionales?. Posiblemente porque no se han molestado o no han sabido calcular los beneficios potenciales, porque piensen que "se van a quedar todas embarazadas y a ver cómo salimos de ésta" o porque es más cómodo seguir quejándose de lo alto que está el absentismo y seguir apelando a la responsabilidad individual del trabajador. Esto último es un error del que me he cansado de discutir con mis jefes. Por supuesto que se puede y se debe exigir responsabilidad, incluso se puede avisar de las consecuencias negativas que puede tener la falta de la misma y sancionarla. Pero lo que no se puede pretender es hablar de responsabilidad individual si el trabajador no ve responsabilidad y gestión equitativa y justa por parte de la empresa.

En definitiva un estudio en profundidad de este tipo de medidas, junto con una presentación de ideas de este tipo a los responsables de la Administración, puede redundar en altos beneficios para la empresa tanto en la gestión de las personas, en su fiscalidad y en la consecución de sus objetivos económicos y de imagen social (que no es precisamente positiva la del sector en general). Aquí tenéis un ejemplo de cuando las cosas se tratan de hacer bien desde el principio.

2 comentarios:

artemis dijo...

Ahora que soy madre entiendo perfectamente la dificultad que conlleva aunar la vida familiar con la laboral, hasta el punto de que te planteas dejar e trabajo... la solucion no son guarderias, pero ayudaria a conciliar nuestras vidas y hacernos la vida mas sencilla

que tal todo?

maria

J. C. Fernández dijo...

Hola María, todo bien por aquí, espero que tú y Ariadna estéis bien. Recibe un cordial saludo y sigue dándote una vuelta por aquí.